Calendario

MLB 08/12 23:10 - NY Yankees vs BOS Red Sox - View
MLB 08/13 23:15 - BOS Red Sox vs NY Yankees - View
MLB 08/14 23:08 - BOS Red Sox vs NY Yankees - View
MLB 08/15 23:05 - NY Yankees vs TB Rays - View
MLB 08/16 23:05 - NY Yankees vs TB Rays - View
MLB 08/17 23:05 - NY Yankees vs TB Rays - View

Resultados

MLB 08/10 20:10 - [3] NY Yankees v SEA Mariners [11] L 3-4
MLB 08/10 02:10 - [2] NY Yankees v SEA Mariners [12] L 0-1
MLB 08/09 02:10 - [2] NY Yankees v SEA Mariners [12] W 9-4
MLB 08/07 20:10 - [23] NY Yankees v SEA Mariners [13] L 3-6
MLB 08/07 18:15 - [2] NY Yankees v STL Cardinals [7] L 9-12
MLB 08/06 23:15 - [2] NY Yankees v STL Cardinals [8] L 0-1
MLB 08/06 00:15 - [2] NY Yankees v STL Cardinals [8] L 3-4
MLB 08/03 17:05 - [11] SEA Mariners v NY Yankees [2] L 7-3
MLB 08/02 23:45 - [12] NY Yankees v STL Cardinals [7] L 0-6
MLB 08/02 23:05 - [10] SEA Mariners v NY Yankees [2] L 8-6
MLB 08/01 23:05 - [2] SEA Mariners v NY Yankees [1] W 2-7
MLB 07/31 17:35 - [28] SEA Mariners v NY Yankees [1] L 8-6

Wikipedia - New York Yankees

Los New York Yankees son un equipo de béisbol estadounidense con sede en el distrito de El Bronx (Nueva York) que compite en la División Este de la Liga Americana, perteneciente a las Grandes Ligas (MLB). Comenzaron a jugar en la temporada 1901 como los Baltimore Orioles, pues se encontraban en Baltimore (Maryland), hasta que en 1903 los políticos Frank Farrell y William Devery compraron la franquicia y la trasladaron a la isla neoyorquina de Manhattan, por lo que se cambió el nombre a New York Highlanders. En 1913, tras el traslado del Hilltop Park al Polo Grounds, se les empezó a llamar New York Yankees, ya que la anterior denominación era difícil de incluir en los titulares de periódico. En 1923 se mudaron al antiguo Yankee Stadium, donde sirvieron como locales hasta 2008, con la excepción de 1974 y 1975, cuando jugaron en el Shea Stadium debido a que se le hicieron trabajos de remodelación. El campo actual es el nuevo Yankee Stadium, que costó 2.300 millones USD y tiene capacidad para 46 537 personas.

El equipo es propiedad de Yankee Global Enterprises, una sociedad de responsabilidad limitada controlada por la familia del fallecido dueño George Steinbrenner, quien lo compró en 1973. A su vez, son la franquicia más laureada en la historia del deporte profesional norteamericano, con un total de veintisiete títulos de la Serie Mundial, cuarenta banderines de la Liga Americana y diecinueve de la División Este. De igual manera, cuarenta y cuatro jugadores han sido incluidos en el Salón de la Fama del Béisbol, entre ellos Babe Ruth, Lou Gehrig, Joe DiMaggio, Mickey Mantle, Yogi Berra, Whitey Ford, Mariano Rivera y Derek Jeter. En relación a los mánagers, los cuatro con más victorias son Joe McCarthy, Joe Torre, Casey Stengel y Miller Huggins, respectivamente. Por otro lado, los logotipos tanto de la gorra como de la camiseta son las letras «NY» entrelazadas, a la par que el uniforme de local es de color blanco con rayas y el de visitante es gris con «NEW YORK» inscrito en el pecho en azul oscuro.

Asimismo, mantienen una rivalidad con los Boston Red Sox —a quienes compraron a Ruth en 1919—, así como la llamada Serie del Subway —enfrentamientos entre equipos de Nueva York— con los New York Mets y anteriormente con Los Angeles Dodgers y los San Francisco Giants. Respecto a sus finanzas, la revista Forbes situó el incremento del valor de 730 millones USD en 2002 a 5 mil millones en 2020, lo que posiciona a los Yankees como la entidad con mayor estimación en las Grandes Ligas.

History

Antecedentes: Baltimore Orioles (1901-1902)

Al final de la temporada 1900, la Western League se posicionó gracias a su presidente, Ban Johnson, como una nueva competición que pretendía rivalizar con la Liga Nacional (LN). En 1901, se reorganizó y se la rebautizó como Liga Americana (LA), a la que ocho ciudades enviaron sus respectivos conjuntos. Uno del estado de Maryland —los Baltimore Orioles— había jugado en la LN en 1899, después de lo cual desapareció debido a una reducción de equipos, por lo que Baltimore se convirtió en una de las tres ciudades donde la LA colocó franquicias.​ El primer mánager de los nuevos Orioles fue John McGraw, que además de tener una participación en la propiedad, había ocupado el mismo puesto para el anterior club en 1899.​ En 1901, su primera temporada, lograron sesenta y ocho victorias, lo que los dejó en el quinto lugar en la LA,​ a la vez que hubo varias disputas entre Johnson y McGraw sobre cuestiones disciplinarias que continuaron hasta el año siguiente.​ Comenzaron a difundirse rumores de que Johnson estaba interesado en trasladar la entidad a Nueva York, con la intención de competir directamente con la LN. Por otra parte, McGraw dejó a los Orioles y se unió a los New York Giants, a la vez transfirió su participación a su nuevo equipo como parte del trato.​

Varios miembros de los Orioles también ficharon por los Giants tras la salida del mánager, por lo que después de que perdieran un partido por carecer de suficientes componentes activos,​ Johnson ordenó que se «reabastecieran con jugadores esencialmente regalados por los otros equipos para cumplir con el calendario», según el autor Marty Appel.​ En la temporada 1902 terminaron últimos en la liga,​ mientras que la LA y la LN firmaron un acuerdo que puso fin a las batallas por los jugadores, lo que había llevado a aumentar los salarios, a la par que Johnson buscó el derecho a ubicar un conjunto de la LA en la ciudad de Nueva York. Su intención era que jugara en Manhattan, pero John T. Brush —propietario de los Giants— rechazó la idea, pues conectado con la organización política de Tammany Hall, se encargó de bloquear varias ubicaciones potenciales para la construcción de nuevos estadios, antes de que un par de políticos de la ciudad —Frank J. Farrell y William Stephen Devery— adquirieran la franquicia neoyorquina en la LA.​ La pareja pagó 18 000 dólares, aunque no está claro si compraron los restos de los Orioles y los trasladaron a Nueva York, o si recibieron una franquicia de expansión.​​

Primeros años (1903-1912)

El estadio de béisbol del equipo de Nueva York se construyó en Broadway (Manhattan) y recibió el apodo de Hilltop Park debido a su elevación relativamente alta.​ El club no tenía un nombre oficial, pues a menudo se les llamaba los «estadounidenses de Nueva York» o «Highlanders», un juego de palabras con el apellido del presidente del equipo —Joe Gordon— y el la unidad militar británica Gordon Highlanders.​ Adquirieron a jugadores como el jardinero Willie Keeler y el lanzador Jack Chesbro, a la par que Clark Griffith, procedente de los Chicago White Sox, ocupó el puesto de jugador-entrenador. El 22 de abril de 1903 comenzaron su temporada con una derrota por 1-3 ante los Washington Senators, ocho días antes de ganar su primer encuentro en el Hilltop Park tras un 6-2 ante el mismo equipo. Asimismo, quedaron fuera de la contienda por el banderín de la LA en mayo en séptimo lugar después de jugar varios partidos fuera del Hilltop Park durante un período de veinticuatro días, pues no había concluido la construcción del campo. Aun así, terminaron los cuartos clasificados, con setenta y dos victorias.​

Chesbro ganó cuarenta y un juegos como pícher en 1904 —una cifra récord—,​​ en la que compitieron por el banderín con los Boston Americans en una serie de cinco encuentros que terminó la temporada y decidió el campeón. En ella, el conjunto de Boston se alzó con la victoria en dos de los primeros tres juegos, lo que significó que los neoyorquinos necesitaban vencer en los restantes para hacerse con el título de la LA, pero con el marcador del cuarto juego empatado a dos en la novena entrada, Chesbro lanzó un wild pitch que permitió anotar una carrera, dando a los Americans una victoria por 2-3 que les aseguró el banderín.​ El desempeño del equipo declinó en 1905, ya que numerosos tiradores lidiaron con lesiones en los brazos y problemas de acondicionamiento, y después de perder dieciocho de veinticinco juegos en mayo, terminaron en sexto lugar.​ En la sesión 1906 volvieron a competir por el campeonato, aunque, si bien a falta de trece partidos tenían una ventaja de un encuentro sobre los White Sox, cerraron en segundo lugar, tres victorias por detrás de ellos.​ Appel aseguró: «Lo que seguiría sería una serie de temporadas de mediocres a malas y no una muy buena atracción para los fanáticos de Nueva York enloquecidos por el béisbol».​ En 1907 obtuvieron el quinto puesto, con setenta victorias, veintidós menos que los campeones Detroit Tigers,​ a la vez que los conjuntos de 1908 y 1909 terminaron último y quinto, respectivamente, y hubo múltiples cambios gerenciales en el período.​

En contraste, lograron la segunda posición en 1910, cuando el mánager George Stallings y el primera base y capitán Hal Chase se enfrentaron hacia el final de la temporada; al medirse a la oposición de Ban Johnson, que quería que renunciara como gerente, Stallings dejó el puesto y Chase manejó los últimos catorce partidos.​ En el ejercicio siguiente terminaron en sexto lugar,​ además de permitir que los Giants jugaran en el Hilltop Park algunos encuentros, pues se incendió Polo Grounds.​ Por otro lado, Chase renunció antes de 1912 y Harry Wolverton aceptó el puesto,​ pero ese año terminaron últimos, con un registro de 50 victorias y 102 derrotas, un 32.9 % de triunfos, el más bajo de su historia.​ Chase se asociaba frecuentemente con otros beisbolistas, lo que suscitó la crítica del autor Jim Reisler, quien lo apodó como «el más corrupto que jamás haya jugado», pues salieron informes de que participó en el amaño de partidos.​ De igual manera, a finales de 1912, Farrell comenzó a buscar un sitio para construir una cancha.​

Nuevo dueño y adquisición de Babe Ruth (1913-1920)

En 1913 comenzaron a jugar sus partidos en el Polo Grounds, como inquilinos de los Giants,​ y antes del comienzo de la sesión, se ganaron un apodo oficial por primera vez. Tanto «Yankees» como «Yanks» se habían utilizado con frecuencia desde 1904 en periódicos como el New York Evening Journal, ya que «Highlanders» era difícil de incluir en los titulares.​ Tales sobrenombres eran comunes durante esa época,​ pero a partir de entonces un nombre oficial se apoderó de ellos: New York Yankees.​ Terminaron séptimos en 1913 y sextos en 1914,​ por lo que Farrell y Devery vendieron la entidad al magnate cervecero Jacob Ruppert y al ingeniero Tillinghast L'Hommedieu Huston en enero de 1915.​​A pesar de adquirir al lanzador Bob Shawkey de los Philadelphia Athletics para la campaña 1915, sus sesenta y nueve victorias solo sirvieron para un quinto lugar.​ Después de usar diferentes diseños, introdujeron uniformes blancos con rayas finas y un logotipo basado en las letras «NY» entrelazado durante los partidos en el Polo Grounds, a la par que para los juegos fuera de casa, a partir de 1913 comenzaron a usar indumentarias grises con «New York» escrito en el pecho.​

Tras el fichaje del tercera base Frank Baker,​ en 1916 obtuvieron ochenta victorias y compitieron por el banderín de la Liga Americana durante la mayor parte de la temporada, antes de sufrir varias lesiones como la del propio Baker.​ En la sesión 1917 terminaron en sexto lugar y despidieron a Bill Donovan, mánager desde 1915, durante la temporada baja,​ por lo que Miller Huggins lo reemplazó.​ Lucharon por el primer lugar en la campaña 1918 —acortada por la Primera Guerra Mundial— junto con los Red Sox y los Cleveland Indians, pero perdieron a numerosos componentes debido al servicio militar y finalizaron cuartos con sesenta victorias.​ Después de la temporada, adquirieron a tres jugadores, incluidos el jardinero Duffy Lewis y el lanzador Ernie Shore, en un intercambio con los Red Sox, los ganadores de la Serie Mundial de 1918, mientras que en 1919 hicieron otro intercambio con los de Boston, al adquirir al pícher Carl Mays. El acuerdo, realizado en mitad de la campaña, provocó una disputa entre los equipos y Ban Johnson, quien intentó frenarla sin éxito.​ Asimismo, tras traer a Mays, terminaron con un registro de ochenta triunfos, lo que los dejó en el tercer puesto.​

El 26 de diciembre de 1919, los Yankees hicieron un acuerdo con los Red Sox para comprar al jardinero Babe Ruth por 25 000 dólares en efectivo y otros 75 000 en letra de cambio, que anunciaron el 5 de enero de 1920 y recibió el nombre de «la transacción más famosa en los deportes» por parte del autor Glenn Stout.​ Después venir de empatar por el liderazgo de jonrones de las Grandes Ligas en 1918, Ruth rompió el récord de una temporada con veintinueve en 1919.​ Con él en la alineación, la suerte cambió,​ a la vez que por su destreza en el campo, el jugador le brindó a él mismo y a su equipo una gran cantidad de atención de la prensa y del público.​ El conjunto pasó a ser el primero en la Liga Americana en asistencia durante trece de las quince temporadas de Ruth, a la par que se volvieron sólidamente rentables, con unos beneficios de hasta 370 000 dólares en 1920, con la permanencia en números negros durante el resto de la década.​

En 1920, Ruth conectó cincuenta y cuatro jonrones, con lo que consiguió un nuevo récord; su total se posicionó como el más alto de las Grandes Ligas exceptuando los datos de los Philadelphia Phillies. Los de Nueva York consiguieron noventa y cinco victorias, la mayor cantidad en la historia del equipo hasta ese momento, pero se quedaron a tres del campeonato de la Liga Americana y terminaron tercero.​ En un juego contra los Indians, el 16 de agosto, un lanzamiento de Mays golpeó al campocorto rival Ray Chapman en la cabeza, lo que le provocó la muerte; los Yankees se desplomaron tras el incidente y los Indians capturaron el banderín.​ Después de la temporada, contrataron al gerente general Ed Barrow, quien hizo numerosos intercambios con los Red Sox,​ si bien se vieron envueltos en otra disputa con Ban Johnson, esta vez por el reemplazo del organismo rector del béisbol —la Comisión Nacional— después de que salieran informes de que la Serie Mundial de 1919 había sido amañada. Los Yankees y otras diez franquicias —incluida toda la LA— apoyaron la idea de un comité de tres hombres extraído de fuera del mundo de las Grandes Ligas, y durante un tiempo se rumoreaba que se iban a mudar a la Liga Nacional; finalmente, Kenesaw Mountain Landis fue nombrado primer comisionado de la MLB.​

Primera Serie Mundial y los «Murderers' Row» (1921-1928)

La sesión 1921 comenzó un período de cuarenta y cuatro años en el que los Yankees eran, según el autor Richard Worth: «El mayor imperio ganador sostenido en los deportes».​ Ruth superó su propio récord al conectar cincuenta y nueve jonrones, al igual que lideró las Grandes Ligas en porcentaje de llegadas a base con una marca de 51.2 %.​ Los neoyorquinos ganaron el banderín por primera vez, con noventa y ocho triunfos en la etapa regular, y en la Serie Mundial de 1921, en la que el ganador se proclamaba al mejor de nueve partidos, se enfrentaron a los Giants y triunfaron en los dos primeros encuentros, pero sus oponentes reclamaron el título cuando vencieron en cinco de los siguientes seis juegos. Ruth sufrió una infección en el brazo, lo que limitó su tiempo de participación en la última parte de la competición.​ En la campaña 1922 volvieron a quedar los primeros clasificados, con noventa y cuatro triunfos, uno por encima de los St. Louis Browns. En la Serie Mundial se vieron las caras nuevamente con los Giants, si bien el formato cambió al mejor de siete. Los Giants derrotaron a los Yankees tras cinco juegos, incluido uno que terminó en empate al ser suspendido por la oscuridad.​

En 1923 se mudaron al Yankee Stadium, tras desencuentros con los Giants y su presidente Charles Stoneham. Después de recibir críticas por su participación en la Serie de 1922, Ruth compartió la ventaja de las Grandes Ligas con Cy Williams al conectar cuarenta y un jonrones en la temporada 1923, y tuvo un promedio de bateo del 39.3 % —el mejor de su carrera—, lo que le valió el premio al jugador mejor valorado (MVP) de la LA.​​ Terminaron primeros por tercer año consecutivo y se enfrentaron nuevamente a los Giants en la Serie Mundial, en la que el jardinero rival Casey Stengel conectó varios jonrones para ganar dos de los primeros tres partidos, pero tres de Ruth ayudaron a los Yankees a vencer en los tres juegos restantes y ganar su primer campeonato.​ Fuera del campo, Ruppert compró la participación de Huston por 1.17 millones USD, por lo que asumió la propiedad total del club.​

No regresaron a la Serie Mundial en ninguna de las dos temporadas siguientes, ya que en 1925 cayeron al séptimo lugar y en la campaña anterior quedaron segundos.​ Hicieron mejoras en su plantilla antes de 1926, como la contratación del segunda base Tony Lazzeri, quien pasó más de una década con el club, a la par que el desempeño de los neoyorquinos superó las expectativas de pretemporada, y una racha de dieciséis victorias consecutivas en mayo les dio una ventaja sustancial. Con un margen final de tres juegos sobre los Indians, ganaron el banderín y un lugar en la Serie Mundial de 1926 contra los St. Louis Cardinals,​ con los que perdieron por 3-4; Ruth conectó tres jonrones en el cuarto juego, pero logró el último out en un intento fallido de robo de base.​

La alineación de la temporada 1927, que incluía a Ruth, Lazzeri, Lou Gehrig, Bob Meusel, Mark Koenig y Earle Combs, era conocida como «Murderers' Row», debido a su poder de bateo. Lideraron la clasificación en todo momento y ocuparon el primer lugar a principios de mayo, y a finales de junio habían obtenido cuarenta y nueve victorias, lo que les dio una gran ventaja en la tabla de la LA; a mediados de septiembre aseguraron el banderín.​​ Los Yankees de 1927 obtuvieron un registro de 110-44 en la temporada regular y rompieron el récord de victorias de la LA en un año,​ a la vez que el total de sesenta jonrones de Ruth en un año estableció otra marca que se mantuvo durante más de treinta años sin ser superada.​ Gehrig agregó 47 jonrones, a la par que sus 175 carreras impulsadas encabezaron la LA; ganó el primero de sus dos premios MVP de la Liga Americana.​ En la Serie Mundial de 1927 completaron la temporada tras ganar a los Pittsburgh Pirates en cuatro partidos.​ En el comienzo de la campaña 1928 tuvieron una racha de treinta y cuatro victorias por ocho derrotas, con lo que tomaron una ventaja considerable, aun cuando los Athletics los intentaron alcanzar en vano, por lo que los neoyorquinos se enfrentaron a los Cardinals en la Serie Mundial, a los que ganaron en cuatro juegos.​ Debido a la racha de tres banderines consecutivos y dos títulos de Serie Mundial, llegaron las críticas de los fanáticos de otros equipos por el dominio de los Yankees. A ello se sumó que los más críticos esperaban la venta de Gehrig con el fin de separarlo de Ruth, pero Ruppert se negó a hacerlo.​

La era de Joe McCarthy (1929-1947)

La racha de banderines se vio interrumpida por los Philadelphia Athletics, que les negó un cuarto campeonato consecutivo de la Liga Americana en 1929.​ Huggins murió el 25 de septiembre, por lo que después de que Art Fletcher se las arreglara para sustituirle durante el resto del año, Shawkey tomó el puesto para la temporada 1930, en la que terminaron en tercer lugar.​ Despidieron a Fletcher y contrataron a Joe McCarthy, quien en su primera campaña como técnico obtuvo noventa y cuatro triunfos, pero el equipo terminó segundo, por detrás de los Athletics.​ Asimismo, estaban pasando por una etapa de transición y ficharon a beisbolistas como Bill Dickey, Red Ruffing y Lefty Gomez.​ En 1932 regresaron a la cima de la Liga Americana con 107 victorias, suficiente para un margen de trece juegos sobre los Athletics,​ y en la Serie Mundial de 1932 se enfrentaron a los Chicago Cubs, a los que ganaron por cuatro juegos a cero. Gehrig tuvo tres jonrones, ocho carreras impulsadas y un promedio de bateo del 52.9 % en la Serie, mientras que Ruth contribuyó con un par de imparables en el tercer encuentro en el Wrigley Field. En su segundo, después de apuntar hacia las gradas del jardín central, según algunos informes de prensa posteriores al partido, el jugador conectó un cuadrangular para romper un empate a cuatro en la quinta entrada. Aunque los relatos del incidente varían mucho, el autor Eric Enders lo calificó como el «hit más comentado en la historia del béisbol».​

Comenzaron a recortar su nómina en 1933, ya que sus finanzas se vieron dañadas por la Gran Depresión. Independientemente, la composición se vio mínimamente afectada en comparación con los Athletics, que se sintieron obligados a vender jugadores clave para reducir sus gastos.​ De 1933 a 1935, lograron tres segundos puestos consecutivos,​ aunque el rendimiento de Ruth disminuyó con respecto a temporadas anteriores en 1933 y 1934, sus últimos años con el equipo, pues lo liberaron de su contrato antes de la campaña 1935. Tras la salida, Gehrig asumió un papel de liderazgo y se le nombró capitán,​ a la vez que iniciaron una estrategia que pronto empezó a dar resultado: comprar equipos de las Ligas Menores, con el objetivo de reducir el costo de obtener jugadores. Los beisbolistas desarrollados en el sistema ingresaron a la alineaciones a partir de mediados de la década de 1930, y hasta principios de la de 1960 esta siguió siendo la principal adquisición de jugadores del equipo.​ Joe DiMaggio se incorporó en 1936, sesión en la que el joven jardinero central tuvo un promedio de bateo del 32.3 %, además de hacer 29 jonrones y 125 carreras impulsadas. Por otro lado, Gehrig ganó el premio al MVP de la LA tras conectar cuarenta y nueve cuadrangulares, la mayor cantidad de su carrera. Detrás de estas actuaciones, los Yankees tuvieron una temporada de 102 victorias y consiguieron el banderín, antes de derrotar a los Giants por 4-2 en la Serie Mundial.​

En 1937, después de una segunda temporada regular consecutiva con 102 triunfos y un campeonato de la LA, volvieron a derrotar a los Giants en la Serie, esta vez por 4-1.​ En 1938 obtuvieron noventa y nueve victorias, con el consiguiente banderín, y a pesar de la caída en el rendimiento de bateo de Gehrig, en la Serie Mundial batieron a los Chicago Cubs en cuatro encuentros. Ruppert murió a principios de 1939, aunque antes había vendido su participación en la propiedad a Barrow, quien asumió el cargo de presidente.​ En la siguiente campaña perdieron los servicios de Gehrig, diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica, por lo que Babe Dahlgren le reemplazó, con lo que puso fin a su racha de 2130 partidos consecutivos jugados.​ A pesar del retiro del bateador, quedaron primeros con 106 victorias, mientras que DiMaggio recibió el MVP, y en la Serie Mundial superaron a los Cincinnati Reds en cuatro juegos.​ A pesar de que esta consecución significó su cuarto campeonato seguido, la racha terminó en 1940, año en el que tuvieron dieciocho derrotas más que en la temporada anterior y acabaron terceros, dos por detrás de los Tigers y a uno de los Indians.​ DiMaggio registró hits en cincuenta y seis juegos consecutivos durante la sesión 1941, rompiendo el récord de las Grandes Ligas de cuarenta y cuatro encuentros que había establecido Willie Keeler en 1897.​ Tras ganar el banderín de la LA, se enfrentaron a los Brooklyn Dodgers en la Serie Mundial, en la que se impusieron por 4-1.​

El ataque a Pearl Harbor ocurrió durante el transcurso de la temporada 1942, hecho por el cual algunos beisbolistas se unieron a las Fuerzas Armadas. A pesar de ello, la mayor parte de los jugadores de los Yankees permanecieron con el equipo y repitieron el campeonato de la LA. En la Serie Mundial, los Cardinals le dieron a los de Nueva York su primera derrota en la competición desde 1926, tras haber conseguido el título en sus últimas ocho ocasiones.​​ A pesar de que DiMaggio y otros miembros de la plantilla ingresaron al ejército antes del inicio de la campaña 1943, ganaron el campeonato de la LA por decimocuarta vez en su historia y por séptima ocasión desde 1936. En la Serie se volvieron a enfrentar a los Cardinals, a los que derrotaron por cuatro juegos a uno.​ Terminaron 1944 en tercer lugar, una posición por encima de la que lograron en la siguiente sesión, puesto que más jugadores fueron reclutados.​ En 1945, un grupo formado por Larry MacPhail, Dan Topping y Del Webb compró la entidad, su estadio y los conjuntos de las Ligas Menores por 2.8 millones USD.​ Con la guerra terminada y el regreso de los alistados, establecieron un récord de asistencia en casa en una sola campaña de las Grandes Ligas, al atraer a más de dos millones de personas en 1946. McCarthy renunció como gerente a principios de la temporada, de manera que utilizaron a otras dos personas durante el resto del año —Bill Dickey y Johnny Neun— y quedaron terceros.​ El receptor Yogi Berra hizo su debut en ese tiempo; en su carrera ganó el premio MVP de la LA en tres ocasiones.​ Se contrató a Bucky Harris para ser el mánager, y en 1947 ganaron el banderín y derrotaron a los Dodgers en una Serie Mundial de siete juegos.​ Tras el final del campeonato, MacPhail vendió su parte a Topping y Webb por dos millones USD.​

La era de Stengel y los «M&M Boys» (1948-1964)

Tras terminar 1948 en tercer lugar en la LA, liberaron a Harris y Casey Stengel se encargó de sustituirlo.​ En ese momento, el nuevo mánager tenía «la reputación de ser un payaso», según Appel, y no había tenido éxito en sus dos temporadas anteriores en las Grandes Ligas.​ Optimizó los enfrentamientos usando el «sistema de pelotón» —reemplazos estratégicos basados en la mano que usa el pícher rival, con el objetivo de emplear un tirador de lado opuesto— para jugar más bateadores zurdos contra lanzadores diestros, lo que presenta una supuesta ventaja.​ A pesar de tener numerosos lesionados durante 1949, lucharon con los Red Sox por el banderín, y a falta de dos partidos para el final, estaban una victoria por detrás de ellos.​ Les ganaron un par de partidos,​ por lo que lograron el campeonato y avanzaron a la Serie Mundial, en la que derrotaron a los Dodgers en cinco juegos (4-1).​ En 1950 enfrentaron otra contienda competitiva por el banderín, pues los Tigers se unieron a los Yankees y a los Red Sox en la cima de la LA, si bien los neoyorquinos rompieron un empate con los de Detroit por el primer lugar.​ En la Serie Mundial superaron a los Philadelphia Phillies en cuatro partidos; el segundo encuentro se decidió con un jonrón de DiMaggio en la décima entrada.​ El jugador Phil Rizzuto recibió el MVP de la LA tras registrar doscientos hits durante la temporada regular.​

Por su parte, DiMaggio jugó su última campaña en las Grandes Ligas en 1951, mientras que ese mismo año el jardinero Mickey Mantle hizo su debut, a la vez que Allie Reynolds hizo dos juegos con no hit no run. En cuanto a los resultados, consiguieron el banderín de la LA por tercer año consecutivo, a la par que se alzaron con la Serie tras ganar a los Giants por cuatro juegos a dos.​ En 1952 volvieron a conquistar el banderín e igualaron las cuatro Series Mundiales ganadas por el equipo de 1936 a 1939, pues en otro enfrentamiento con los Dodgers, los Yankees perdían por tres juegos a dos, pero un par de victorias les dieron el título.​ En la Serie de 1953 se volvió a repetir el mismo duelo, en el que un imparable de Billy Martin decidió el sexto y último juego en favor de los neoyorquinos.​ En 1954 obtuvieron 103 victorias en la temporada regular, pero los Indians se llevaron el banderín con un récord de 111 triunfos,​ mientras que en la siguiente campaña se enfrentaron a los Dodgers en la Serie Mundial, donde después de dividirse los primeros seis partidos, los Yankees perdieron los dos últimos.​ En 1956, Mantle ganó el premio MVP por una temporada en la que lideró la LA y las Grandes Ligas en promedio de bateo (35.3 %), jonrones (52) y carreras impulsadas (130), convirtiéndose en el segundo jugador de la entidad (tras Gehrig en 1934) en lograr una Triple Corona.​ En cuanto a resultados grupales, adquirieron su séptimo banderían con Stengel al mando y avanzaron a una revancha en la Serie Mundial ante los Dodgers, en la que en el quinto encuentro, empatados a dos, el lanzador de los Yankees Don Larsen hizo un juego perfecto que los llevó a jugar hasta siete partidos para alzarse campeones.​

En 1957 llegaron a la Serie Mundial, pero perdieron en siete juegos ante los Milwaukee Braves,​ tras lo cual los Giants y los Dodgers dejaron Nueva York y se trasladaron a California, dejando a los Yankees como el único equipo de las Grandes Ligas en la ciudad.​ En la Serie de ese año tuvieron la oportunidad de vengar su derrota ante los Braves, y así sucedió al vencer por cuatro a tres,​ éxito que no lograron repetir en 1959 tras quedar terceros.​ Para la campaña 1960 hicieron un intercambio con los Athletics en el que adquirieron al jardinero Roger Maris, quien lideró la liga en porcentaje de bateo, carreras impulsadas y extrabases, a la vez que efectuó treinta y nueve jonrones y ganó el premio al MVP de la LA.​ Asimismo, ganaron el banderín por décima vez en doce años, si bien perdieron la Serie por 4-3 contra los Pittsburgh Pirates, incluso tras anotar cincuenta y cinco carreras, el mayor registro en la competición.​ Este resultó ser el último año de Stengel como mánager de los Yankees, e indicó que su edad influyó en la decisión, de lo que dijo al respecto: «Nunca volveré a cometer el error de tener setenta años».​

Ralph Houk reemplazó a Stengel para 1961,​ año en el que Mantle y Maris formaron una dupla llamada los «M&M Boys»,​ y cada uno intentó alcanzar el récord Ruth de sesenta jonrones. Sin embargo, una infección obligó a Mantle a dejar la alineación y retirarse del objetivo a mediados de septiembre, cuando llevaba cincuenta y cuatro imparables. Por su parte, Maris continuó, y el último día de la temporada —el 1 de octubre— conectó un jonrón que le hizo superar la marca que ostentaba Ruth, aunque en una liga con mayor cantidad partidos que la de 1927.​​ De igual manera, ganaron el banderín con 109 victorias, en ese momento el segundo total más alto de una temporada del club, a la vez que derrotaron a los Cincinnati Reds en cinco juegos para obtener su 19.ª Serie Mundial. Ese año Maris ganó otro MVP de la LA y Whitey Ford un Cy Young, mientras que en 1962 conectaron 240 jonrones, cifra con la que rompieron el récord en una sesión de la MLB.​ Regresaron a la Serie Mundial, en la que superaron a los Giants en el decisivo séptimo juego para hacerse con el título.​

Llegaron nuevamente a la Serie en la campaña 1963, pero los Dodgers les barrieron, situación tras la que Houk dejó el puesto para convertirse en gerente general, por lo que el recién retirado Berra le sustituyó.​ Después de lidiar con lesiones y disensión interna, los Yankees se recuperaron del tercer lugar a finales de la temporada 1964 y ganaron el banderín con una ventaja de un juego.​ Esto significó su quinta aparición consecutiva en la Serie Mundial y la decimocuarta en los últimos dieciséis años.​ Se enfrentaron a los Cardinals en un certamen que incluyó un jonrón de Mantle para finalizar el tercer juego, pero fueron derrotados por un global de 3-4, con el consecuente despido de Berra.​

CBS y comienzo de Steinbrenner (1965-1976)

En agosto de 1964, la cadena de televisión CBS adquirió el 80 % de los Yankees,​ si bien dos años después se hicieron con el resto.​ Debido a que Topping y Webb habían reducido drásticamente la inversión en su sistema de Ligas Menores, el equipo carecía de reemplazos para los veteranos.​ Otros factores como la tardanza en fichar a jugadores afroamericanos influyó en su declive,​ mientras que la introducción en 1965 del draft permitió que los clubes con los peores registros tuvieran las primeras selecciones, lo que significó que los neoyorquinos no podían superar a otros equipos por talento joven.​ De igual manera, la expansión de los New York Mets proporcionó la competencia por la atención de los fanáticos locales, y en 1964, el nuevo club comenzó una racha de doce años en los que quedaron por encima de los Yankees.​ Los Yankees tenían un registro de 77-85 en 1965, y su sexto puesto fue el más bajo desde 1925, por lo que despidieron a Johnny Keane —sustituto de Berra— tras perder dieciséis de los veinte primeros juegos de la temporada 1966. Houk se nombró a sí mismo como reemplazo, pero quedaron colistas, mientras que en 1967 también fracasaron al acabar antepenúltimos. Ford, Howard, Mantle y Maris se retiraron o fueron intercambiados a otros clubes entre 1966 y 1969,​ a la par que la asistencia al estadio se redujo drásticamente.​

Tras terminar en quinto lugar en 1968 y 1969 —este año en la nueva División Este de la LA, de seis equipos—, en 1970 mejoraron y alcanzaron el segundo puesto, con noventa y tres victorias,​​​ mientras que el receptor Thurman Munson jugó su primera campaña completa y ganó los honores al Novato del Año de la LA.​ En 1971 obtuvieron once derrotas más que en la sesión anterior,​ pero en 1972 compitieron por el título de la División Este y un puesto en la postemporada. Al final de la campaña, estaban empatados a cuatro bandas por la mayor cantidad de victorias en la sección, aunque una mala racha hizo que cayeran al cuarto lugar con un registro de 79-76.​ Menos de una década después de obtener el control, CBS se movió para vender el equipo en 1972, pues registró pérdidas la mayor parte de los años.​​ Un grupo de inversores, liderado por el constructor naval George Steinbrenner, compró el club el 3 de enero de 1973 por diez millones USD.​ En la temporada 1973 mantuvieron el liderazgo en la División Este a partir de agosto, pero se desvanecieron y terminaron el año en cuarto lugar,​ mientras que se empezó una renovación del estadio que duró hasta 1976, por lo que jugaron las sesiones 1974 y 1975 en el Shea Stadium.​ Durante la primera de estas, se quedaron a poco de ganar la División, ya que quedaron por detrás de los Orioles en una carrera que se decidió en los juegos finales. Asimismo, realizaron un canje a principios de año que trajo al primera base Chris Chambliss.​

Después 1974, el lanzador Catfish Hunter fue declarado agente libre debido a unos impagos, pero lo volvieron a firmar con un contrato de 3.75 millones USD por cuatro años.​ Esto significó el comienzo de una filosofía a largo plazo de utilizar este tipo de métodos para adquirir talento; Stout escribió que «fueron el primer equipo en comprender lo que significaba la agencia libre», ya que proporcionó una ventaja sobre rivales de menor gasto y generó el interés de los fanáticos y los medios.​ Hunter tuvo veintitrés victorias durante 1975, pero no llegaron a competir por un pase a la postemporada,​ por lo que despidieron al mánager Bill Virdon en agosto y Billy Martin ocupó su puesto.​ Con él, los Yankees regresaron a las eliminatorias en 1976, con diez triunfos por encima de los Orioles, a la vez que Munson recibió el MVP, con un promedio de bateo del 30.2 % y un total de 105 carreras impulsadas.​ La Serie de Campeonato entre los Yankees y los Kansas City Royals llegó a un quinto encuentro decisivo, ganado por los neoyorquinos con un jonrón de Chambliss. A pesar del avance a la Serie Mundial, en ella no lograron conseguir ninguna victoria contra los Cincinnati Reds.​

El «zoo del Bronx» (1977-1981)

Adquirieron al jardinero Reggie Jackson en la temporada baja de 1976 con un contrato de cinco años y 2.96 millones USD, lo que les dio un jugador clave, pero que tenía dificultades para encajar con el resto del equipo.​ Martin se había opuesto al fichaje, a la vez que varios jugadores se enojaron por los comentarios críticos de Jackson hacia Munson. Tanto el nuevo como el mánager casi llegan a los golpes en la banca durante un juego contra los Red Sox, en el que Martin sustituyó a Jackson por ser lento para fildear una pelota, incidente que provocó informes de los medios sobre disputas entre Martin y Steinbrenner, así como un mayor conflicto entre Martin y Jackson.​ Los Yankees de finales de la década de 1970, conocidos por los choques de varios de sus miembros y su éxito en el campo, recibieron el apodo de «zoo del Bronx», en referencia al título de un libro escrito por Sparky Lyle.​ Por otro lado, en 1977 ganaron la División Este y derrotaron a los Royals en la Serie de Campeonato, con remontada incluida en la novena entrada del juego decisivo. En la Serie Mundial se enfrentaron a los Dodgers, a los que con la ayuda de cinco jonrones de Jackson, vencieron por 4-2.​​

Para 1978 se reforzaron con el relevista Goose Gossage, a pesar de que Lyle venía de conseguir el premio Cy Young.​ A mediados de julio estaban catorce juegos por detrás de los Red Sox, además de que las luchas internas comenzaron de nuevo, por lo que Martin renunció tras criticar tanto a Jackson como a Steinbrenner en público, y dejó paso a Bob Lemon. Con el nuevo mánager, empezaron a recortar la distancia con los de Boston, que se redujo a cuatro juegos a principios de septiembre, con una serie pendiente entre ambos.​ Dicho enfrentamiento recibió el nombre de «la masacre de Boston», pues lo neoyorquinos barrieron con un registro global de 42-9 carreras;​ terminaron la temporada regular con números idénticos, lo que dio paso a un partido de desempate para decidir el líder en solitario, en el que los Yankees vencieron por 5-4.​ Su victoria sobre los Royals en la Serie de Campeonato deparó en otra Serie Mundial contra los Dodgers, con triunfos neoyorquinos en los últimos cuatro encuentros.​ Por otro lado, el lanzador Ron Guidry recibió el Cy Young, después de 25 victorias y 3 derrotas, con un promedio de carreras limpias permitidas del 1.74 % y 248 ponches.​

Munson murió el 2 de agosto de 1979 en un accidente aéreo, mientras que Martin, que había regresado como mánager después de que Steinbrenner despidiera a Lemon en junio, dijo que con su muerte, «todo el fondo del equipo se cayó».​ Esa temporada terminaron cuartos,​ por lo que cesaron a Martin y lo reemplazaron por Dick Howser, quien llevó a los Yankees a 103 victorias y el título de la División Este en 1980. Por su parte, Jackson lideró la Liga Americana con cuarenta y un jonrones, así como un promedio de bateo del 30 %, pero a pesar los buenos resultados, cayeron en la Serie de Campeonato contra los Royals por 0-3.​ Para 1981 ficharon a Dave Winfield con un contrato de diez años por valor de veintitrés millones, algo nunca jamás visto hasta entonces. No obstante, la sesión se acortó debido a una huelga, aunque sí se clasificaron a la postemporada en virtud de liderar la División Este cuando comenzó el parón; derrotaron a los Milwaukee Brewers en una ronda de desempate divisional de cinco juegos y ganaron el banderín con tres victorias consecutivas sobre los Athletics en la Serie de Campeonato. Tras ello, perdieron en la Serie Mundial contra los Dodgers por 2-4.​

La era de Mattingly (1982-1995)

Tras la derrota en la Serie Mundial de 1981, no volvieron al Clásico de otoño hasta quince años después, la ausencia más larga desde su aparición inicial en 1921.​ A medida que avanzaba la década de 1980, gastaron bastante dinero en agentes libres que a menudo estaban envejeciendo y demostraron estar disminuyendo en su desempeño,​ por lo que la atmósfera de confusión desanimó a algunos jugadores a firmar contratos con los neoyorquinos, o a ignorar ofertas por mayores sueldos en otras entidades.​ Steinbrenner intercambió perspectivas por veteranos, y el redactor deportivo Buster Olney llamó a esto «una práctica que en última instancia infligió graves daños a la organización, dejándola sin la necesaria afluencia de talento joven y barato».​ Con Steinbrenner a la cabeza, continuaron los cambios de mánagers, ya que hubo hasta veintiuno en sus dos primeras décadas como propietario; Martin sirvió en cinco períodos separados.​

En 1982 y 1983 quedaron quintos y terceros, respectivamente.​ Henry Fetter escribió sobre el plantel de 1984, que tenía varios jugadores de edad avanzada: «Habían reunido una alineación de estrellas, pero era la de 1979».​ En lo que se convirtió en una tendencia en temporadas futuras, carecieron de lanzadores efectivos, deshaciendo los esfuerzos de una ofensiva compuesta por miembros como Winfield o Don Mattingly, quien procedente de las categorías inferiores, lideró la Liga Americana en promedio de bateo en 1984.​ En 1985 reforzaron el ataque con Rickey Henderson,​ mientras que Mattingly recibió el MVP con 145 carreras impulsadas y 35 jonrones —su mejor marca personal—, a la par que Guidry ganó 22 juegos, y los neoyorquinos obtuvieron 97 victorias, dos por debajo de los Toronto Blue Jays.​ El total de triunfos disminuyó en 1986, con noventa y dos, y solo sirvió para repetir el mismo puesto, aunque esta vez tras los Red Sox. Asimismo, en 1987, Mattingly conectó un récord de seis jonrones de Grand Slams, pero tuvo que lidiar con un dolor de espalda que limitó su efectividad en las siguientes sesiones, lo que se unió a un cuarto lugar que comenzó una racha de seis años de no superar esa posición.​​ A pesar de tener la mayor cantidad de victorias de cualquier equipo de las Grandes Ligas durante la década de 1980,​ se perdieron las eliminatorias ocho veces durante este tiempo y no ganaron ninguna Serie Mundial.​ Muchos fanáticos de la ciudad optaron por apoyar a los Mets, quienes de 1984 a 1992 los superaron en asistencia,​ aunque esto no repercutió significativamente en sus finanzas, ya que tenían un contrato de derechos de televisión de doce años con la cadena Madison Square Garden que les dio una cifra jamás antes vista de 500 millones USD, lo que les otorgó flexibilidad para aumentar su nómina.​

Winfield salió en mayo de 1990, año en el que perdieron noventa y cinco juegos (41.4 %), por lo que terminaron los últimos, el peor porcentaje de victorias desde 1913.​ De igual manera, se produjeron cambios en la oficina central, que el autor Glenn Stout cita como «un punto de inflexión para el club».​ Winfield se había convertido en un objetivo de Steinbrenner desde mayo de 1985, pues el mandatario lo llamó «Mr. May», es decir, un jugador que solo se desempeñó bien al comienzo de la temporada.​​ Además, también le molestaba su salario, ya que era demasiado alto, y llegó a criticar una fundación benéfica dirigida por él,​ por lo que pagó a una persona para que le encontrara «trapos sucios»,​ un incidente que resultó en una prohibición indefinida para Steinbrenner, aunque después se redujo a tres años.​ Bajo el nuevo gerente general Gene Michael, los Yankees le dieron a su talento de categorías inferiores más tiempo para mejorar sus habilidades, así como más oportunidades de jugar en el equipo principal si eran lo suficientemente buenos.​ Los beisbolistas desarrollados durante sus años de reconstrucción incluyen al jardinero Bernie Williams, futuro líder en promedio de bateo de la Liga Americana, y un grupo —Derek Jeter, Andy Pettitte, Jorge Posada y Mariano Rivera— que se convirtió en la pieza central durante el período 1996-2000, apodado el «Core Four».​

Tras setenta y un victorias en campaña 1991, reemplazaron a su gerente titular —Stump Merrill— por Buck Showalter, quien aumentó el tiempo de juego otorgado a los jóvenes. Mientras que en 1992 se quedaron a veinte juegos de superar al líder, las adquisiciones en la temporada baja —el tercera base Wade Boggs, el lanzador Jimmy Key y el jardinero Paul O'Neill— ayudaron en 1993 a obtener un registro de 88-74, su mejor resultado en las últimas siete sesiones.​ Asimismo, en 1994 se situaban en la primera posición hasta que la campaña se vio interrumpida por una huelga que resultó en la cancelación de las eliminatorias y la Serie Mundial.​ Por otro lado, en 1995 llegaron a la postemporada, la primera de Mattingly, al ganar el primer puesto de comodín de la Liga Americana, pero sufrieron una derrota contra los Seattle Mariners en la Divisional.​

El «Core Four» (1996-2001)

Mattingly no regresó a los Yankees para 1996, por lo que reemplazaron a Showalter por Joe Torre.​ Por lo demás, Jeter ganó el premio al Novato del Año de la LA en su primera temporada completa, mientras que Pettitte —con veintiún victorias— se situó el segundo en la votación del Cy Young, y Rivera registró un 8-3 y un efectividad del 2.09 %.​ Tras quedar primeros, superaron a los Texas Rangers y los Orioles ante de medirse a los Atlanta Braves en la Serie Mundial, donde perdieron los dos primeros juegos en casa por una puntuación combinada de 1-16. Pese a ello, se proclamaron campeones al obtener cuatro triunfos consecutivos, incluida una remontada de seis carreras en el cuarto partido.​ En 1997 firmaron al abridor David Wells, a la par que permitieron que el cerrador John Wetteland quedara libre, lo que permitió a Rivera ocupar su puesto. En cuanto a resultados, obtuvieron el comodín, pero perdieron en la Divisional contra los Indians.​

En preparación para 1998, cambiaron al gerente general Bob Watson por Brian Cashman, además de obtener los servicios de Scott Brosius, Chuck Knoblauch y Orlando Hernández. Por otro lado, ganaron veintiocho de sus primeros treinta y siete partidos, una racha que concluyó con un juego perfecto lanzado por Wells, y en agosto tenían un registro de 76-27.​ Algunos escritores, como Tom Verducci,​ Teddy Greenstein y Appel,​​ consideran que el conjunto de ese año se encuentra entre los mejores en la historia del béisbol, pues obtuvieron un récord en la Liga Americana de 114 victorias por 48 derrotas. Tras vencer en las eliminatorias a los Rangers y los Indians, barrieron a los San Diego Padres en la Serie Mundial, por lo que obtuvieron su vigesimocuarto título.​ Antes de comenzar la campaña 1999, canjearon a Wells por Roger Clemens, quien acababa de completar dos temporadas consecutivas ganadoras del Cy Young con los Blue Jays.​ Ese año incluyó otro juego perfecto, esta vez por parte de David Cone,​ así como el liderazgo de los neoyorquinos con noventa y ocho victorias, tras lo que barrieron a los Rangers en la Divisional. Esto llevó a una Serie de Campeonato contra los Red Sox, a los que ganaron por un global de 4-1, para después hacer un perfecto de cuatro triunfos en la Serie Mundial frente a los Braves.​

Asimismo, en 2000 pasaron a las eliminatorias con un registro de 87-74, el peor entre todos los clasificados,​ aunque vencieron en las dos rondas previas a la Serie Mundial, en la que superaron a los Mets cuatro a uno, por lo que obtuvieron su tercer título consecutivo.​​ El lanzador Mike Mussina firmó para 2001, mientras que acabaron líderes con trece triunfos por encima de los Red Sox. Los atentados del 11 de septiembre interrumpieron el transcurso de la temporada y la reanudación del béisbol en la ciudad se convirtió en un símbolo de cómo esta se recuperó de la destrucción de las Torres Gemelas.​ En la Divisional remontaron un 2-0 de los Athletics y se impusieron por 4-1 a los Mariners, pero no pudieron superar a los Arizona Diamondbacks en la Serie Mundial, pues a pesar de que los neoyorquinos se posicionaron con un 3-2, los arizonianos vencieron en los dos encuentros restantes para llevarse el título.​

Últimos años en el viejo Yankee Stadium (2002-2008)

Tras el final de la temporada 2001, se marcharon varios jugadores que llevaban en el equipo desde la década de 1990 y principios del 2000.​ En 2002 ganaron su quinto título de la División Este, aunque perdieron contra los Anaheim Angels en la Serie Divisional.​ En cuanto a los fichajes, para 2003 se hicieron con el destacado bateador japonés Hideki Matsui, procedente de los Yomiuri Giants,​ mientras que la adquisición del cubano José Contreras generó quejas por parte de Larry Lucchino —director ejecutivo de los Red Sox—, quien usó el apodo «imperio del mal» para los Yankees.​ Este nombre se debió a que los de Boston perdieron ante los neoyorquinos en la lucha por obtener a Contreras, en parte por la gran cantidad de dinero que ofrecieron,​ lo que hizo que las tensiones entre ambos equipos aumentaran en las próximas campañas.​​​ En ese año la nómina general había alcanzado los 153 millones USD, más que los Padres, los Brewers, los Royals y los Tampa Bay Devil Rays juntos.​ Respecto a la competición, Jeter se convirtió en el capitán y se enfrentaron a los Red Sox en la Serie de Campeonato,​ a los que superaron por 4-3 con un jonrón en la undécima entrada del último partido. No obstante, en la Serie Mundial sufrieron una derrota por dos a cuatro contra los Florida Marlins.​

En 2004 agregaron poder de bateo al fichar a Gary Sheffield y Álex Rodríguez,​​ quien se convirtió en el tercera base,​ mientras que tres de los lanzadores abridores del año anterior —Clemens, Pettitte y Wells— salieron como agentes libres.​ Lograron encabezar la División Este con 101 victorias, tras lo cual vencieron a los Minnesota Twins por 3-2, lo que deparó una oportunidad de revancha por parte de los Red Sox en la Serie de Campeonato.​ Los Yankees tomaron una ventaja de 3-0, pero perdieron los cuatro juegos restantes, situación inédita en las Grandes Ligas.​ En 2005, Rodríguez recibió el MVP de la LA, ya que conectó una cifra líder de 48 jonrones, además de 124 carreras y un promedio de bateo del 32.1 %.​ Si bien quedaron empatados en el primer lugar de la División con los Red Sox, se le otorgó el título a los neoyorquinos por ganarles en la serie de la temporada regular.​ En la primera ronda cayeron ante Los Angeles Angels por 2-3,​ al igual que en 2006 contra los Tigers por 1-3.​

Rodríguez volvió a ganar el MVP en 2007, ya que sus 54 jonrones y 156 carreras impulsadas encabezaron la Liga Americana, además de anotar 143 carreras. Después de que comenzaron el año con ocho derrotas de diferencia con las victorias, se recuperaron y obtuvieron el comodín, pero acabaron su travesía en postemporada ante los Indians en la Divisional.​ Torre decidió no renovar y Joe Girardi tomó su lugar,​​ mientras que Rodríguez usó una cláusula de exclusión voluntaria en su contrato para convertirse en agente libre, aunque decidió quedarse al firmar por una cifra récord de 275 millones USD durante diez temporadas.​ La campaña 2008 fue la última en la que jugaron en el Yankee Stadium original, puesto que buscaron un nuevo campo para aumentar los ingresos, siguiendo el ejemplo de otros equipos de las Grandes Ligas.​ De igual manera, ese año los hermanos Hal y Hank Steinbrenner dirigieron la entidad como socios generales, ya que la salud de George empezó a deteriorarse. En cuanto a resultados, terminaron los terceros de su sección, por lo que no lograron clasificarse a las eliminatorias.​

Nuevo estadio y 27.ª Serie (2009-2016)

En 2009 se mudaron al nuevo Yankee Stadium y gastaron 423.5 millones USD en salarios para tres beisbolistas que llegaron libres: los lanzadores CC Sabathia y A. J. Burnett, y el primera base Mark Teixeira.​ Con una plantilla de gran costo, salieron victoriosos en 90 de sus últimos 134 juegos y rompieron su propia marca de jonrones en una temporada, al conectar 244.​ Asimismo, en septiembre Jeter batió otra marca del club al superar a Gehrig como el jugador con más hits de todos los tiempos.​ En cuanto a los resultados grupales, quedaron primeros de su división al registrar 103 victorias, mientras que en la postemporada vencieron a los Twins en la Divisional y a los Angels en la Serie de Campeonato, avanzando a la Serie Mundial.​ En ella se enfrentaron a los campeones de la edición anterior, los Philadelphia Phillies, a los que derrotaron por 4-2 para ganar su título número veintisiete.​​

En la temporada siguiente obtuvieron la clasificación vía comodín, pero los Rangers terminaron su defensa del título al vencer a los neoyorquinos por dos a cuatro.​ Por otro lado, en 2011 varios jugadores establecieron marcas individuales, como Jeter, que se unió al club de los 3000 el 9 de julio,​ o Rivera, que logró el salvamento 602 de su carrera el 18 de septiembre, rompiendo el récord de por vida que tenía Trevor Hoffman.​ Si bien quedaron los primeros de su división con 97 triunfos, perdieron en la Serie Divisional ante los Tigers.​ Por su parte, en 2012 Rivera sufrió una lesión en la rodilla derecha que no le permitió terminar la temporada,​ aunque incluso sin el cerrador, los Yankees obtuvieron una ventaja de diez juegos a mediados de julio y mantuvieron a raya a los Orioles para ganar la división por un margen final de dos encuentros.​ Después de vencer al mismo equipo en la Divisional, volvieron a perder contra los Tigers en la siguiente ronda, esta vez por cero a cuatro.​

A pesar de que en 2013 veinte jugadores, Jeter entre ellos, fueron colocados en la lista de lesionados al menos una vez, tuvieron la oportunidad de lograr el comodín, pero se desvanecieron al final de la campaña y no les alcanzó para clasificarse.​ De igual manera, Rodríguez no pudo disputar la temporada 2014 al recibir una sanción por el uso de drogas para mejorar su rendimiento y,​ a pesar de firmar varios bateadores, quedaron seis juegos por debajo de los Orioles.​ La ofensiva mejoró en 2015, pues acabaron la sesión regular con la segunda mayor cantidad de carreras, mientras que se embolsaron el comodín con un segundo lugar, pero salieron derrotados ante Houston en un desempate de un juego.​ Si bien en 2016 lograron 84 victorias, se perdieron las eliminatorias por tercera vez en cuatro años.​

Los «Baby Bombers» (2017-presente)

Para la campaña 2017 contaron con un grupo de jugadores jóvenes, entre los que se encontraban Aaron Judge, Gary Sánchez, Luis Severino y Greg Bird,​ que empezaron a ser conocidos como los «Baby Bombers».​ Como novato, el jardinero Judge conectó 52 jonrones, una cifra inédita para un jugador de primer año y la mayor de la liga,​ por lo quedó subcampeón en el premio MVP de la LA, a la vez que recibió el galardón al mejor debutante.​​ Asimismo, el equipo se ganó un puesto en la postemporada y venció a los Twins en la Ronda del Comodín y a los Indians por 3-2 en la Serie Divisional, antes de perder contra los Astros por 3-4.​ Después de la derrota y tras diez años como mánager, Girardi fue reemplazado por el exjugador Aaron Boone.​ En 2018 adquirieron a Giancarlo Stanton, MVP de la LA el curso anterior, en un canje con los Marlins; el jardinero hizo 38 de los 266 jonrones con los que el club estableció un récord en una sola temporada.​ Se clasificaron nuevamente para las eliminatorias y llegaron hasta la Divisional, donde cayeron por uno a tres antes los Red Sox.​

En 2019 ganaron 103 juegos y el campeonato Este de la LA,​ a la vez superaron su propio récord al conectar 306 cuadrangulares, si bien los Twins —su rival en la Divisional— hicieron uno más.​ Después de barrer a los de Minnesota, tuvieron otro enfrentamiento contra Houston en el que un jonrón de José Altuve en el sexto juego puso la ronda en 2-4.​ La eliminación de los neoyorquinos significo la primera vez desde la década de 1910 que estuvieron diez años sin llegar a ganar un banderín.​ Antes de la temporada 2020, que se redujo a 60 juegos debido a la pandemia de COVID-19,​ buscaron reforzar la línea de lanzamiento y firmaron al abridor Gerrit Cole con un contrato de nueve años y 324 millones USD.​​ A su vez, se clasificaron para la postemporada por cuarta vez consecutiva, pero cayeron por 2-3 frente a los Tampa Bay Rays en la Divisional.​